viernes, 16 de abril de 2010

El Rincón de la Nostalgia

TOTA Y POROTA

Quien no ha tenido en la familia un tío Tito, una tía Pupy, un primo Pocho o una prima Beba? Eran llamados así de por vida por familiares y amigos y los nombre reales lo sabían solo cada uno de ellos y a la hora de hacer algún trámite legal , pero la mayoría no sabía o recordaba como se llamaban realmente.
Las preguntas de rigor en la familia por los más chicos estaban a la orden del día...¿mamá como se llama el tío Lalo, es Rafael o así se llama el tío Pepe?..nooo, repondía la mamá, se llama Rodolfo como el papá, el tío Fito.Fue una moda de los años 50, y veces estos apodos eran diminutivos de sus propios nombres: Robertito, era Tito, Rodolfito era Fito y otros basta que alguien dijera..ahhh tiene la nariz pequeña! y estaba sentenciado a ser Ñato toda la vida o era redondito y gordito como un porotito, y quedaba siendo su apodo Poroto por el resto de sus días.
Tambien era costumbre cuando los hermanos mayores hablaban en media lengua ; por ejemplo una Alicia pasaba a ser Licha, un Marcos en Caco o una Marina en Titina. Otros por tradición eran Paco por Francisco, Lucho por Luis, o Mecha por Mercedes. Pero había una moda que no se salvaba nadie.. el hijo del Turco de la esquina era Turquito, el del Ruso del almacén era el Rusito y no había manera de que ese hijo  se salvara del apodo de su padre. Otros, como Negro, Petiso, Rengo, Lungo, Flaco, que si bien parecieran despectivos, se lo llamaban así, de puro cariño y respeto.
Hoy las modas son otras...Facuuuu, decile a Vale que la esperamos en el cine con Lore!, dice Flor. Los nombre de modas son largos y los usan por la mitad.
Aquí en Argentina los apodos fueron representado por un famoso scketch en televición llamado "Las Vecinas", "la Tota y la Porota" dos personajes recreados por dos capos cómico del momento, Jorge Luz y Jorge Porcel y que aún se recuerda.. Pero el tiempo pasa y si bien las modas han cambiado, siempre queda en la familia o en los amigos, algún portador de estos sobrenombres. (texto inspirado en una  nota que leí hace muchos años en el consultorio de mi dentista).
Mabel

2 comentarios:

YO, EL POLAKO dijo...

Qué lindo esto que escribiste MaVel! Me encantó, viene con aroma de cocina de la infancia...

Me gusta mucho el "Rincón de la Nostalgia" y justo esos dos personajes... qué recuerdos!

Te mando un beso :)

Mabel dijo...

Polako:Si tenés razón, recuerda a esas charlas con nuestras madres, yo las he tenido. Este espacio El Rincón de la Nostalgia va a tener otras historias, hay muchas cosas que fueron furor y hoy solo quedan en el recuerdo y no ha pasado en algunas, tanto tiempo.
Te mando un abrazo!