viernes, 18 de junio de 2010

Tratando con la envidia


Cuenta una fábula que en cierta ocasión una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla.

La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente: ¿Puedo hacerte tres preguntas?

No acostumbro conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente.

Entonces dime:
¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
¡No!, contestó la serpiente.

¿Yo te hice algún mal?
¡No!, volvió a responder su cazadora.

Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?
¡Porque no soporto verte brillar!, fue la última respuesta de la serpiente.



Por eso yo siempre digo.."si mi brillo te enceguece, ponte anteojos de sol, porque yo seguiré brillando"
Mabel 

8 comentarios:

Luna. dijo...

¡Que buena la fabula Mabel!! Me ha gustado mucho y es bien cierta.
La envidia no se si es innata en el ser humano o no, pero si que se presenta en ocasiones en nuestra vida, aunque sea con sutileza y no queramos reconocerla.
Un beso guapa!

patricia dijo...

querida Mabel, muy buena fábula; es penoso ver a alguien que siente envidia, es como si no tuviese confianza en sí misma y en lo mucho que podría lograr si se lo propusiese, verdad?
un beso grande!

Graciela dijo...

Brilla Mabel brilla!

Creo que la envidia denota inseguridad, es algo molesto y lo percibimos al instante, que me libre el cielo de ella!

Buen fin de semana, besos!

mariarosa dijo...

¡¡¡Muy bueno!!!

Decía mi abuela; si la envidia fuera tiña, cuantos tiñosos abría.

mariarosa

Jabo dijo...

Es preciosa esa fábula, y cierta. Cuando destacas en algo siempre hay gente que quiere verte caer... pero eso no importa.
Lo que realmente importa es que tu seas consciente de ello y sigas haciendo bien aquello que te gusta y desarrollas,en definitiva, que no te influyan. Saludos. Jabo

Ángelos dijo...

Y es tan triste que una serpiente... que tiene una vida más larga que la de un mínimo -aunque brillante- insecto, sienta envidia.

Uno brilla porque sí, no porque quiera o se quiera mostrar al mundo para ser alabado por su luz... uno brilla porque es feliz. Lástima que las serpientes no lo entiendan... lástima que cierta gente no lo entienda, y lo único que quieran es, simplemente, hacernos mal.

Un beso. Me encanto la fábula.

serpai dijo...

No importa cuantas "serpientes" se ocupan...en forma de problemas,situaciones o personas, de que dejemos de brillar...!! la desicion es nuestra porque es el brillo es el que derrota a la oscuridad y no al reves....Mabel,elijamos brillar...!!


saludos..
Sergio

Mabel dijo...

Luna: Yo creo que está la envidia que comunmente decimos sanas, esdecir "que suerte la tuya , pero me alegro como si hubiera sido mía".
La fábula me encantó.
Gracias por estar.
Cariños de mamá.

Patricia: Si yo tambien creo que pasa por la inseguridad y pensar que lo del otro es mejor.
Un gran abrazo

Graciela: Si yo creo que es penoso para el que la sufre, siempre deseando lo que tiene el otro, y desconoce su potencial.
Gracias por estar
Un beso
Buen Fin de Semana para vos también.

mariarosa:jajajaja, cuanta razón tenía y es un mal me parece incorrejible.
Gracias por tu visita
Un abrazo

Jabo: Si, creo que pasa por creer en uno mismo, por nuestra estima, no tienen vida propia solo tienen codicia, lo del otro es mejor y yo tambien lo quiero, dicen. Es triste.
Gracias por tu visita
Un abrazo

Ängelos: Mi tesoro de vecino, es cierto que uno brilla por que si, por autoestima, y que eso le moleste a ciertas personas me es difícil entender, y que no hagan nada para tener vida propia y no codiciar tanto lo ajeno, también me es difícil de aceptar. Pero ahí están, siempre rondando y con tanta mala onda que asustan y también sufriendo, nada los hace felices. Pero hay un arma muy poderosa, la indiferencia.
Gracias por tu presencia.
Muchos Besossss

Sergio: Me honra tu visita, y claro que sí, elijamos brillar!!.
Tienes razón, siempre derrotará a la oscuridad.
Un placer saber que has caminado hasta aquí.
Gracias!!!
Un gran abrazo