jueves, 14 de octubre de 2010

Comemos o nos alimentamos?



En estos días haciendo algunos trámites por la zona céntrica de mi ciudad, he podido comprobar la cantidad de niños obesos, desbordados de gordura, con envases de comida chatarra en una mano, una gaseosa en otra, sin importar la hora, pues seguro se le deben antojar y los padres se prestan a satisfacer esas necesidades.
No está mal,  en un paseo a los chicos se les antoja todo, pero hay que enseñarles que todo tiene un límite, y hacer estas cosas muy de vez en cuando , sin abusar.
Dos cosas deben saber nuestros hijos de pequeños
1°) que el cuerpo necesita alimentarse variado para nutrirse.
2°) que no se come para matar el hambre.
Y esto les puedo asegurar que es ardua tarea, educar a los hijos en la sana y correcta alimentación para preservar su salud, es algo que te hace estar mucho en la cocina, hablarles mucho y decir muchos NO a tanta comida chatarra.
Cocinar para mí, siendo ellos chicos, fue como una fiesta de disfraces, disfrazaba verduras, pollo,  pescado, carne, mezclando un cosa con la otra para que no notaran el gusto de lo que no le gustaban, las sopas con toda clase de verdudas las licuaba, y que platos de sopa crema de verduras se tomaban!!
Si, ya sé! me van a decir que eran mañosos, pero yo creo que eran mimados, pues no les daba de "comer", los estaba "alimentando" que es otra cosa.
Siempre me gustó cocinar, y comer todo casero, eso implica largo tiempo en la cocina. En mi alacena no verán nada en lata o envasado, salvo algunas cosas, como las harinas comunes e integrales, yerba, sal y alguno que otro fideo sopero.
Creo que heredé de mis padres este amor a la cocina, mi madre , nacida y criada en el campo amaba la cocina y todo casero y mi padre fue un gran cocinero de profesión, también amante de lo casero. Ellos acostumbraban hacer conservas de todo tipo para consumir durante el año, siempre tuvieron quinta y criaban aves de corral, ni les cuento lo que eran los huevitos, esas yemas coloradas de gallinitas alimentadas a maíz.. Todas estas cosas ya no se hacen, los alimentos rápidos y larga vida, llenos de conservantes, invaden los mercados y almacenes  y el sedentarismo también hace de las suyas.
Hoy, estos dos hijos ya hombres, me demuestran que entendieron la lección y  cada uno con vida propia cocina como los dioses, variado, rico y sano, conciente de todas las necesidades del organismo.
Pero ojo!, de vez en cuando nos damos ciertos gustos que rompen las reglas.
Porqué será que la comida chatarra siempre es más rica?

5 comentarios:

Graciela dijo...

Igual que vos Mabel cocino, mis hijas son grandes y lo sigo haciendo.
Trabajé fuera, mis abuelas también lo hacían, mis padres, no es cuestión de lo que aducen ahora 'es que trabajo fuera de casa'.

Me llama muchísimo la atención, la manera en que los niños comen a cualquier hora, chucherías, de comida nada...muy costoso de mantener y lo sabes porque haces las compras.

Mis hijas me han hecho renegar para comer cuando pequeñitas, incluso para tomar la leche luego del amamantamiento, el pediatra prohibía endulzar la papilla de fruta, darles bebidas colas, chocolates, caramelos, poner demasiada sal...ahora se cocinan solas.
Creo que es un hábito.

Besos!

Ricard dijo...

Hola Mabel.

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que una buena alimentacion, sana y equilibrada es fundamental para nuestro desarroyo y sobretodo el de nuestros pequeños.
Yo tambien cocino todo lo sano y natural que puedo (en una gran ciudad estamos limitados).
Alguna vez que hemos salido, nos hemos tomado un burguer aunque eso sea muy de vez en cuando.
Por cierto, lamentablemente riquisimo!!!!
Besos corazon.
Ricard

Pedro F. Báez dijo...

Mabel, qué innegable razón tienes en todo cuanto planteas. Yo también crecí comiendo comida casera cocinada por mi madre, mi padre y mi abuela en mi Cuba natal, pero vine de 19 años a Estados Unidos y aquí como que se te "cruzan los cables" y dejas un poco de ser quien eres para entregarte a la tarea de construir tu vida de acuerdo a la imagen que te presenta insidiosamente la sociedad de consumo. Son alarmantes en este país los índices de obesidad y enfermedades causadas por el consumo de tanta comida-chatarra y tantos preservativos e ingredientes artificiales. Esta entrada tuya debieran leerla todos los padres "modernos" que intentan criar hijos en las condiciones económicas y sociales actuales. Un fuerte abrazo y un beso, hermosa.

Jabo dijo...

Sabes... una buena alimentación es uno de los pilares de la buena educación.
Desgraciadamente, solo hay que ver lo que comen nuestros chicos hoy en día, para saber que NO están bien nutridos, y por ende, la educación nos falla.
Te felicito por haberlo logrado.
Abrazo. Jabo

mariarosa dijo...

Comparto tu texto.

Soy de hacer todo casero y también he notado los niños obesos y creo que el problema esta en los adultos que no saben decir; no.

mariarosa