jueves, 21 de octubre de 2010

Los gritos


Si bien soy persona muy tolerante y de paciencia, hay algo que no soporto escuchar y que son los gritos, me inclino más por el diálogo, aclarando dudas, y sobre todo a escuchar.
El simple hecho de que levanten la voz, más si están enojados o vociferando barbaridades, mucho peor, será que el enojo en sí me es muy desagradable, me produce como tristeza, y otras veces bronca.
Porqué se enoja tanto una persona?, porque grita tanto teniendo la persona al lado?, porque insultan?, porqué dicen tantas barbaridades?, tal vez el problema de fondo no es la discusión, el enojo es con otra cosa o persona y se desahogan con el primero que encuentran, o una manera de hacerse ver, de llamar la atención, de intimidar.
Todos tenemos nuestro carácter, pero es algo que se puede modificar, mejorar, cambiar, pulir, etc., porque cuanto más dominemos nuestras emociones,mejor estaremos con nosotros mismos y mucho mejor con los demás, o será como dice una amiga, de puro retorcidos que son.
Tal vez sucede lo que Sai Baba dice en una reflexión sobre los gritos...

Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho, para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse, mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.
- Que sucede cuando dos personas se enamoran?.
- Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, por qué?.
- Sus corazones están muy cerca.
- La distancia entre ellos es muy pequeña. .
- Cuando se enamoran más aún... Qué sucede?.
- No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor.
- Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo.
- Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.
- Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta, que no encontrarán más el camino de regreso.

10 comentarios:

Ricard dijo...

Hola Mabel.
Yo tampoco soporto los gritos, aunque hay gritos y gritos.
Soy muy paciente y muy dificil de que consigan hacerme enfadar. Me suelo tomar las cosas con mucha tranquilidad y optimismo.
Pero tengo un limite. Cuando llega ese temido limite lamento decir que grito e incluso asusto.
Pocas veces ha ocurrido, pero reconozco que sale de dentro de mi una fierta que yo mismo desconozco.
Despues lo paso fatal e incluso enfermo.
No lo piuedo evitar.
Un abrazo fuerte, corazon,.
Ricard

Graciela dijo...

Detesto a la gente que grita, no soporto, soy intolerante...la violencia en el hogar me han dejado esas secuelas, por así llamarlo.

Uno de mis hermanos me dice 'Paz y Amor' de manera irónica.

Cuando se arman bataholas, prefiero alejarme hasta que se calmen si es que son personas de mi entorno...en las calles, súpermercados no entiendo, me quedo sorprendida.

Besitos!

Norma dijo...

Gracias Mabel por tu entrada.
No me gustan los gritos, ni los insultos, ni la gente enojada.
Tampoco podemos vivir dentro de una cajita de cristal, ...si puedo evitar esas situaciones, las evito.
Besos y abrazos.

Mabel dijo...

Ricard: Si tienes razón yo he gritado varias veces, porque he dicho NO dos veces y al tercer NO lo grito, y vaya que me ha hecho sentir muy mal, es que a veces hay cosas que nos exaperan de tal manera que nos saca de casillas y cuando uno se enoja generalmente grita, pero trato de evitar eso y desaparezco cuando alguien discute a los gritos. Veo que a vos también te pasa.
Besos
Graciela:Ayy Gra, has sacado el tema en el supermercado, lo veo siempre que voy y me sucedió personalmente.Llego a la cola y una mujer me grita diciendo porque le saqué el chango de la cola, vocifero de todo, no la paraba a pesar de mi disculpa y haciendola pasar antes, me quedé helada.El chango alejado de la cola se ve que alguien le llegó el turno y losaco. Que momento!!
Besos
Normita: Pués claro que hay situaciones así que nos rodea de vez en cuando, lo mejor es evitarlas, yo tambien me voy y dejo que se calmen los ánimos.
Besos

Jabo dijo...

No soporto los gritos. No puedo con ellos. Nunca he podido. Quizás sea algo psicológico, pero es que hasta me hacen daño los oidos. Por ello, me aparto sin más, cuando se producen ( y no me pierdo nada).
Abrazo. Jabo

Alma Mateos Taborda dijo...

Un post maravilloso que invita a la reflexión, ya que no es saludable gritar ni que nos griten. Ambas cosas deben evitarse. Un abrazo.

Alma Inquieta dijo...

Hola querida Mabel,

también no soporto los gritos... hasta los de los niños que gritan para lograr lo que quieren me ponen enferma... es horrible!

Un beso y que tengas un feliz fin de semana.

Ángelos dijo...

Se que no llego tarde a este posteo, sino cuando tenía que...
Gracias por este texto, me ha acariciado el corazón (no te das una idea cuánto).

Un beso enorme querida Mabel. Nos cruzamos pronto...

María dijo...

Los gritos son molestos para todos, y muy desagradables, es mejor la calma, y el diálogo, pero a pesar de todo ¿quién no ha gritado en algún momento?

Muy interesante reflexión.

Un beso.

El Drac dijo...

Mabel es una entrada bellísima. Te lo agradezco profundamente. Un gran abrazo