martes, 8 de marzo de 2011

Síndrome del "nido vacío"



El "sindrome del nido vacío" es una etapa evolutiva que pasan todos los papás cuando sus hijos dejan el hogar, ya sea porque quieren independizarse, vivir solos o casarse, o en pareja para iniciar su propia vida.
Es la mamá la que más siente y extraña a ese hijo que por años se dedicó de lleno y ahora siente que ya no es tan necesaria.
Creo que cuando sucede en un matrimonio sólido, con amor y compañerismo, esta etapa del nido vacío es más llevadera ,produce  cambios beneficiosos, donde ya las obligaciones son menos, la independencia es total, por un lado ve sus metas realizadas y por otro nueva forma de vivir que debe aceptar. Cuando uno está solo también es maravilloso y positivo, uno se dice "misión cumplida", ve los hijos felices, sanos, haciendo lo que les gusta y uno es feliz y también comienza una nueva forma de vivir, disfrutando de más tiempo, más independencia, con nuevos proyectos y actividades y haciendo todo aquello que por falta de tiempo  y dedicación  a ellos no pudimos hacer, porque nunca es tarde para seguir soñando y tener nuevas metas.
La angustia y la tristeza es normal, la dedicación a ellos seguirá siempre,hay grandes cambios pero en mi caso personal  los síndromes no van conmigo, ni el de los 40 ni de la menopausia y ahora este del "nido vacío" porque ya tengo incorporado en mi la aceptación de estas etapas, no me afectan, no dejo que me afecten, no me quejo, no me lamento porque todas tienen mucho de positivo y eso es lo que disfruto, soy así, lo he dicho miles de veces, atípica.
Les dejo este texto maravilloso, con el cual me identifico.

Los hijos quieren volar, hay que aceptarlos con esa condición
hay que criarlos con esa idea, hay que asumir esa realidad
No es que se van...es que la vida se los lleva
Ya no eres su centro, ya no eres su propietario
Eres consejero, no dirijes, aceptas, no mandas, acompañas
No proyectas, respetas, ya necesitan otro amor, otro nido, otras perpectivas
Ya les crecieron alas y quieren volar, ya les crecieron raíces y maduraron por dentro.
Ya no les cabe sus raíces en tu maceta, ni les basta tu abono para nutrirse
Ni tu agua para saciarse, ni tu protección para vivir
Tu quedas adentro, en el cimiento de su edificio, en la raíz de su árbol
en la corteza de su extructura, en lo profundo de su corazón
Tú quedas atrás..
en la estela luminosa que deja el barco al partir, en el beso que les mandas
en el pañuelo que los despide, en la oración que los sigue
en la lágrima que los acompaña, tú quedas siempre en su interior, aunque cambies de lugar.
Vive y deja vivir! y ellos por siempre te lo agradecerán. (autor anónimo).

8 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

Pobrecitos de los padres (especialmente las madres,como bien dices) que crian a sus hijos pensando que suyos...Bien sano es comenzar a pensar desde que son pequeños, que estan en prèstamo, que las obligaciones son de nuestra parte hacia ellos, y que de allà para aca solo podemos esperar amor, cuando salen amorosos...¡porque los hay!

En fin, un privilegio ser padres y un sentimiento que no tiene comparaciòn...

saludos

Mabel dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, visitas y saludos pr el Día de la Mujer.
Estoy escasa de tiempo, ya los visitaré, tengo toda esta semana muy ocupada, mil disculpas.
Gracias y besos a todos.
Mabel

luzysolyluna dijo...

MABEL. no eres atipica, es que eso s ser verdadera madre, sin egoismos, sin pensar que tu eres propietaria de ellos, ese es ser mujer, madre y señora, y persona.
Hay muchas madres que crean conflictos con los hijos, porque estan casados y aun quieren gobernarlos, hijos o hijas, pero mas le pasa con los varones.
Los hemos parido si, criado, dado todo, pero hay que dejarlos ir, realizarse, tropezar, y respetar a la mujer que eligieron. Muchas madres, suegras, destrozan matrimonios, y a sus propios hijos por su egoismo.
Yo pienso como tu.
Muy bueno el mensaje que das.
Un abrazo.

Fiaris dijo...

Mabel te cuento un secreto( a voces jajajaja)soy igualita a ti por más que hay quien me critica.
un abrazote!!!

Ricard dijo...

Que bonito, Mabel..
Recuerdo que cuando me independicé, mi madre no lo paso nada bien.
Ahora esta muy feliz porque sabe que estoy bien, y con alguien que solo vive para hacerme feliz.
Ademas, vivimos a cinco minutillos de su casa.
Un abrazo fuerte, princesa.
Ricard

Carmen Rosa dijo...

Que bueno que entiendas de manera diferente todo esto, que para muchas madres o padres no es fácil.
Los hijos en algún momento tienen que tomar su camino y dejar de depender de los padres, es la ley de la vida, cuando no hay comprensión de esto, se está perjudicando la vida de ellos creyendo que se les está haciendo un bien.
Un beso amiga.

MA dijo...

Hola amiga Mabel buen post mis felicitaciones por esta entrada. Un punto de apoyo para los padres que no aceptan tener el nido vació. Yo pienso como tú que cuando llega el momento es ley de vida, hay de vivir, dejar vivir en libertad y sin resentimientos , con armonía y paz.

Besos de MA para ti.

Mabel dijo...

Adelfa:Así es amiga, los padres no deben ser propietarios de los hijos.
Besos

Lucía; Gracias por tu hermosas palabras, debe ser así, mamáma piola y suegra piola, jajajaja.
Besos

Fiaris: No solo te critican (lo hacen por envidia), a mi me han dicho que soy así porque no los quiero, jajaja.
Besos

Ricard:No digo que no se extrañe, pero no demos como mamá sentirnos mal. Es cierto, eso tenemos en común las mamás, de ver felices a nuestros hijos, lo que no es común en algunos papás es la aceptación de la manera en que esos hijos decidieron ser felices.
Abrazo y besos

Carmen:Bien clarito lo has dicho, se perjudica a los hijos cuando no se entiende que ellos no son objetos de nuestra propiedad.
Besos

MA:Creo que respetar las desiciones de nuestros hijos, hace que se logre esa armonía y paz.
Besos