viernes, 23 de septiembre de 2011

Una hermosa herencia



Siempre supe, y no con muchos detalles, que siendo yo muy joven a comienzos de mi secundaria, Don Pancho Costa era un gran amigo de mis padres, en esa época no se acostumbraba a preguntar mucho o pedir detalles y por eso que no sé mucho de su vida.
Don Pancho era un hombre de baja estatura, menudito, de importantes bigotes que movía mucho al hablar, voz muy grave, de andar suave y espaciado y era oriundo de Carmen de Patagones, un maragato de pura cepa como se los suele llamar en ese lugar . Era todo un personaje en su pueblo, respetado y muy considerado, porque este hombre tenía una cultura tan rica, sabía tanto de historia, de leyes , geografía,  política, no había nada que no leyera y que no supiera.
Pero su vida y donde vivía no parecía dar crédito a tanta cultura, a pesar de su buena posición económica. Lo único lujoso que tenía y no tenía precio era su inmensa biblioteca.Vivía en una casa muy humilde con una gran quinta, sembrada hasta el último rincón, y le gustaba los animalitos de granja y criaba toda clases de  bichos , cosechaba todo tipo de verduras y frutas y huevos de sus ponedoras que todas tenían nombre.  Contaba mi padre que lo visitaba muy seguido, que se lo podía encontrar entre plantas y animales muy temprano siempre con un libro en la mano y hablando con sus animales. El me regaló un diccionario que era de su padre pero en un gran robo en la casa de mi madre lo quemaron para prender fuego una de las puertas de la casa. Sentí tanto dolor, por todo lo que significaba ese diccionario de tapas bordó con sus hojas amarillas que me acompañó toda la secundaria.
Don Pancho enviudó muy joven y vivió solo hasta los últimos días de su vida. Dejó dos hijos varones, sendos abogados radicados en Buenos Aires.

Este mate de plata tan bello es un regalo que Don Pancho le hizo a mi madre. La historia de este mate viene de una tradición de su señora esposa, que vaya a saber desde que año pasa de mano en mano y de mujer a mujer en la familia. El mate tiene grabada unas iniciales, pero no tiene fecha. También tiene grabadas unas guardas, pero en la foto no se aprecia. La inclinación del mismo es a propósito para que sea más cómodo al tomarlo.
Don Pancho  quiso seguir la tradición de su esposa y al tener hijos varones  confió el mate a mi madre, en prueba del gran cariño que le tenía y recuerdo muy bien como si fuera hoy que su deseo era que luego pasara a mis manos. No recuerdo bien, pero soy la quinta o sexta mujer que lo recibe.
Hoy en mis manos aún no sé quien será la próxima destinataria, pero quien sea me gustaría  que lo valore por todo lo que significó para mi madre , para mí,  y sobre todo para este gran hombre, que siga la tradición y pueda como yo, seguir contando la historia. Tal vez quede en manos de mis hijos, y el día de mañana alguna nieta  comience de nuevo  la tradición.

BUEN FIN DE SEMANA!!



15 comentarios:

de los suspiros dijo...

me encantò! esos personajes en la vida de uno... creo en toda familia habia uno asi! hoy como todo es màs publico, los hijos saben mas de nuestros amigos que nosotros mismos! del mate....seguramente serà valorado, cuando toque cambiar de posta!

Verónica dijo...

Muy bonita tradición, personas como este singular hombre, debe ser un lujo haberlas conocido y tratado.
Y una gran biblioteca, es un bien muy preciado, los libros es un tesoro inigualable, aunque no todos lo entienden así por desgracia.
Buen fin de semana
Besos

Kiruni dijo...

Hermosa historia Mabel, yo le doy mucho valor sentimental a las cosas...auenque monetariamente no valga nada...para mi es un tesoro...por el hecho de venir de alguien q aprecio.Saludos y buen fin de semana para ti tambien.

Ricard dijo...

Hola Mabel.
Se puede apreciar perfectamente como en tu relato existe ese punto de melancolia, añoranza y cariño por ese pasado tan importante para ti.
Con esos detalles que nos relatas, en evidente que esa joya es algo muy importante para ti y tu familia.
Hay cosas en esta vida que no se pagan con nada y han sido creadas para ser contempladas, adoradas y veneradas.
Gracias por mostrarnos tu joya privada y compartirla con nosotros.
Un abrazo enorme,
Ricard

Norma2 dijo...

Bonita historia.
Un beso

Carmen Rosa dijo...

Muy bonito recuerdo plagado de añoranzas y que será recordado por varias generaciones. Además el mate en si también es muy bonito, seguro que seguirá en muy buenas manos tal como quería Don Pancho.
Feliz fin de semana MABELITA.
Besitos

Marinel dijo...

Hay tradiciones que son joyas de incalculable valor,porque éste,es el que le damos en nuestro interior,que es lo más valioso que tenemos.
Una preciosa historia que espero siga contando una de tus nietas,por supuesto.
Besos.

Patricia dijo...

una belleza la historia que nos cuentas, Mabel!

Don Pancho, una persona encantadora y ese mate lleno de historia entre tus manos...sin duda llegará aquella mujer que sea digna de recibir esta herencia y así prolongar en el tiempo esta preciosa tradición.

un beso grande!

Norma dijo...

Hermosa historia. Nena cuándo nos reunimos a tomar unos matecitos?, cariños.

Graciela dijo...

Qué bueno Mabel :)

Creo que todos podemos haber conocido personajes como Don Pancho, la riqueza de esa cultura que nos deja sin palabras.

Buen domingo y mejor semana :)

Luna. dijo...

Personas como este hombre, se conocen pocas a lo largo de una vida. Me parece muy bonito y como no podía ser de otra manera, el cariño que denotan tus palabras al hablar de el.
Hay objetos, por insignificantes que puedan parecer a ojos de los demás, que en la vida personal de uno, adquieren unas dimensiones especiales de gran valor sentimental y emocional.
Yo de mi abuela guardo con devoción un delantal y una caja de zapatos metálica que ella usaba para las cosas de coser, como así lo sigo teniendo yo. Y tambien espero que mis hijos, el día de mañana, lo respeten y cuiden como lo hago yo.
Muy bonita tu entrada, mami del blog!
Un abrazo muy grande!

luzysolyluna dijo...

Hola siento que se haya quemado ese libro que tan grato recurdo te traia.
Te comento. Interesante historia.
el dia 8/10 hay en la comundiad blogesfera, un tema, para el que quiera publicar sobre el.
La idea fue del BLOG DE SENOVILLA, y yo lo lei en el BLOG DE María MI PLUMA DE CRISTAL. yo en mi blog hablo sobre ello.
Si quieres y te apetece participa. bikiños.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

hola mabel, gracias por contarnos algo entrañable de su vida, es una hermosa historia...vamos a dejar que se quede en sus hijos esa tradición ¿Vale?
Con ternura
Sor.cecilia

Carlobito dijo...

Don Pancho me recuerda un poco a mi abuelo, me gustó mucho la historia, me gustaría tener alguna tradición parecida.

Saludos amiga

dalo dijo...

Qué lindda historia y que lindo que está ese mate.Seguro lo tenés en algún lugar privilegiado de tu casa , porque semejante símbolo así lo amerita.