sábado, 28 de abril de 2012

Postergar



Postergar situaciones que nos resultan desagradables o incómodas, hace que cada día se junten un montón de obligaciones y de tareas pendientes y al evitarlas y no enfrentarlas nos produce un alivio en el momento pero a medida que pasa el tiempo sentimos como una frustración de aquello que debemos hacer y no hemos hecho porque  no tenemos ganas o nos desagrada.Un estudio de salud, una cita con nuestro dentista, un exámen, una reunión que puede implicar ver personas que no son de nuestro agrado, se van dilatando porque no le damos importancia o porque nos cuesta enfrentarlas.
Otras obligaciones más rutinarias como pagar las cuentas, arreglar el jardín, ordenar las alacenas, llamar al plomero, también son frustrante porque  nos da esa sensación de desorganizados e ineficientes.
Pero  hay otras  importantes y a veces graves y es cuando se trata de dilatar situaciones personales como dejar de fumar, adelgazar, romper relaciones destructivas o impedir el abuso de otro o  no hacemos tiempo para compartir con la familia, los hijos, los amigos o no  hacemos cambios para mejorar nuestra situación económica, tomando más riesgos o cambiando  la rutina de trabajo, o mejorando en alguna profesión, capacitándonos.
También hay situaciones incómodas que sensibilizan y no soportamos, como los ruidos ambientales, mucho tráfico, largas colas o esperas, mucha gente,  o situaciones especiales que debemos hablar con nuestros hijos, pareja, padres, amigos.
Hay quienes tienen la costumbre de dejar todo para último momento, y terminan corriendo de un lado a otro, malhumorados, nerviosos y argumentado cualquier excusa , porque trabajan, porque estudian , porque no les da los tiempos y calculan mal produciendo apurones , stress y a veces errores insalvables por la falta de tiempo.
Creo que una manera de evitar postergar es planificando y organizando lo que debemos hacer y saber que parte de nuestro tiempo tiene que estar dedicado a ello. Hacer unas pocas tareas por día, pero hacerlas ,  descargará nuestra agenda y nuestra tensión.
Tampoco dejar para mañana ni en el olvido un te quiero, te necesito, te extraño, te encuentras bien?, querías saber de vos, tomemos un café este fin de semana?,  quiero verte, nos vemos?, porque simplemente es tomar el teléfono, o sentarte en la compu,  hacer un mail, dejar un mensaje.
No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, mañana está tan cerca como lejos,  nadie sabe que nos puede suceder hoy.

5 comentarios:

Saudades8 dijo...

Mabel no me metas prisas que estoy concentrado, estoy tomando una cervecita y lanzando volutas de humo al cielo, estoy pensando en la dificil coyuntura de un pez en el desierto... y eso es muy serio.

Además como no tengo nada que hacer.

¿Qué tal te encuentras Mabel?

Un beso,

Susana Castro Conti dijo...

Es cierto! Qué necesario es organizarse y hacerse cargo de las cosas que uno debe hacer. Y qué difícil es también a veces...

Un beso Mabel! ♥

Graciela dijo...

Debe ser la edad Mabel, voy dejando para mañana, para mañana jejeje
Nunca me he aburrido, sí me tienen cansada las tareas del hogar...entonces me voy con mis plantas, salgo con las perritas a recorrer la ciudad. En fin, hace años vivo cada día como el último.

Abrazos :)

Jabo dijo...

postergar, atrasar, ... no nos saca de ningún apuro. Es mejor enfrentarse a la realidad y hacer las tareas.
Abrazo. Jabo

dalo dijo...

¨Desde hace un tiempo trato de no postergar nada, siento que no puedo darme ese lujo.