sábado, 23 de mayo de 2015

Empieza por ti mismo



Las siguientes palabras están inscriptas en la tumba de un obispo (1100 d.c.) en la cripta de la abadía de Westminster:


"Cuando yo era joven y libre y mi imaginación no conocía límites, soñaba con cambiar el mundo. A medida que me fui haciendo mayor y más prudente, descubrí que el mundo no cambiaría, de modo que acorté un poco la visión y decidí cambiar solamente mi país".

Pero eso también parecía inamovible.

Al llegar a mi madurez, en un último y desesperado intento, decidí avenirme a cambiar solamente a mi familia, a los seres que tenía más próximos, pero ¡ay!, tampoco ellos quisieron saber nada del asunto.

Y ahora que me encuentro en mi lecho de muerte, de pronto me doy cuenta:

«Sólo con que hubiera empezado por cambiar yo mismo», con mi solo ejemplo habría cambiado a mi familia.
Y entonces, movido por la inspiración y el estímulo que ellos me ofrecían, habría sido capaz de mejorar mi país y quién sabe si incluso no hubiera podido cambiar el mundo.

4 comentarios:

Alfa Fon-Amor dijo...

Que buen texto amiga,abrazos

Saudades Ricardo dijo...

Muy sabias palabras nos dejas si algo queremos cambiar a mejor primero tenemos que mirarnos en nuestro espejo interior y corregir todos nuestros defectos que son muchos.

Besos.

Norma dijo...

Hermosa y sentida entrada. Amiga elijo desde hoy, cambiar yo, sólo así podré cambiar mi entorno. Besos.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Una verdad como un templo, mi querida Mabel, el cambio del mundo empieza por cada uno de nosotros.
Gracias por su visita y felicitarme por mi cumpleaños, aún no he pasado por Facebook y estaré pendiente de su entrada el día 3.
Le dejo un beso de ternura.
Sor. Cecilia