miércoles, 28 de julio de 2010

Vale la pena?



Muchas veces se hace difícil afrontar ciertas cosas o circunstancias en la vida y comunmente se suele escuchar que la vida te hace sufrir, pero no es la vida que nos hace sufrir, somos nosotros que de acuerdo a lo que queremos recibir de  ella y a las espectativas que ponemos en ella, es lo que nos hace sufrir o no.
La vida es la misma para todos, nacer, crecer y morir, el tiempo que uno permanece en ella debemos aceptarla tal cual es y adaptarnos a ella, y enfrentar cada desafío, buscando en uno mismo la manera de resolverlos, no importa cuanto sacrificio implique, cuantas lágrimas cueste, porque todos tenemos capacidades que aún no hemos descubierto y cuando "estamos en el baile, bailamos", solemos decir, y la mayoría de las veces nos quedamos asombrados, después que pasó la tormenta, preguntándonos, como hicimos o se nos ocurrió tal cosa.
No debemos dejarnos vencer con la creencia de que no somos capaces, todos tenemos capacidades dormidas y siempre hay una  oportunidad para descubrirlas, a muchos les lleva  poco tiempo y a otros más tiempo y tal vez con ayuda.
Recuerdo que mi padre era un hombre muy habilidoso con las herramientas, sobre todo en carpintería y se encontraba haciendo dos reposeras de playa, una para mi madre, porque el domingo siguiente era el día de la madre y una para mí. Supuestamente, yo era pequeña , hacía guardia para que mi madre no llegara al fondo del patio y no ver la sorpresa que iba a ser su regalo, y en un momento mi padre me mostró un martillo y me dijo.. "ves este lado del martillo, que parece dos dedos, es para sacar el clavo si te equivocas cuando lo clavas, porque en hacer y deshacer está el aprender", no sé si los clavos eran malos pero se torcían con facilidad, y asustada le pregunté....la vas a terminar?, si , me contestó,cueste lo que cueste encontraré la forma de terminarla.
Es algo que me quedó grabado a fuego, por eso varias veces Uds. han leído de mí que.."en la vida no hay nada que no valga la pena intentar"..cueste lo que cueste.
Hoy conservo este hermoso recuerdo, lleno de sabiduría y también las dos reposeras que hizo mi padre, sanas y con sus lonetas originales que hasta el verano pasado,me permitieron descansar en ellas, en  esas noches calurosas, mirando las estrellas.
Mabel

7 comentarios:

fiaris dijo...

vengo a darte las gracias por tu comentario mañana pasare a leerte ahora no puedo disculpa,gracias por estar.

Graciela dijo...

La vida no sería vida sin inconvenientes. Tenemos mucha energía guardada para afrontar los problemas, en esos momentos afloran, con el tiempo nos quedamos pensando de donde saqué esa fuerza para seguir adelante :)

Disfruta de los sillas que te ha dejado tu papá, un gran recuerdo :)

Besos y abrazos!

mirandoelmar55 dijo...

Mabel,que bonito ,que recuerdos,sin ellos nuestra vida ni seria vida,y dificultades en la vida ,muchas ,pero una a una hay que ir saltandolas,y asi nos hacemos masn fuetes,tenemos fuerza impensabel pero cuando surgen los problemas salen ,y con que fuerza,por eso tu papa termino sus sillas por puso toda la boluntad del mundo.
Un beso.

me gusta estar aqui,con tus miguitas.

menchu_

Ricard dijo...

Hola Mabel.
Bonita entrada. La vida se trata de aprender a base de equibocarnos.
Me ha gustado mucho la anegdota de tu papa y las tumbonas.
Aveces esos recuerdos son los que nos hacen mantener viva la ilusion y la alegria de vivir.

Un abrazo princesa.
Ricard

Mabel dijo...

Fiaris: Gracias a vos y deseo de corazón que todo siga mejor con tu amiga.
Un beso.

Graciela: Gracias Gra, la verdad que son refuertes las reposeras y super cómodas.
Mi cariño para vos

Menchu: Gracias por tus palabras tan lindas, esta es tu casa.
Abrazo y besos

Ricard:Me encanta como cada país tiene su manera de llamar las cosas, me encantó eso de tumbonas.
Gracias por estar.
Abrazo muy fuerte

Ángelos dijo...

Y yo me senté allí, recuerdo... una noche de verano. Que bonita historia, Mabel. Me has arrancado lágrimas. Me has dado fuerzas.
Vos sabes a lo que me refiero. SIEMPRE necesito de fuerzas, Y SI, SI LO CREO CADA DIA MÁS... vale la pena (no solo por mi otra mitad, o por el resto del mundo... sino POR MI, PORQUE NECESITO VIVIRLO).

Un beso enorme, y mil gracias siempre.

Mabel dijo...

Te acordás? ,fue después de tus vacaciones y tuvimos una linda charla.
Aunque a veces te rete, claro que vale la pena, justamente por eso, porque tenés que vivirlo.
Besotessssssssss