viernes, 18 de febrero de 2011

No es bueno decir siempre sí..


Muchas veces por agradar o por no ofender a los demás, tratamos de ser complacientes y de decir  a todo que sí. Sin embargo si esta actitud se vuelve constante, puede indicar que cuesta poner límites. Y poner límites no significa actuar con egoísmo, sino  aprender a respetar los gustos , las opiniones y los espacios de cada uno. Si advertimos que es uno el que siempre cede o piensa que no es considerado como le  gustaría, debemos buscar la mejor manera de hablar de ello sin enojarnos o discutir.
Señalar el comportamientos que no nos gustó de manera objetiva sin juicios o malas descripciones. De esta manera en lugar de iniciar discusiones con reproches  del tipo "vos nunca me escuchás" o "a nadie le importa lo que a mí me pasa", es mucho más efectivo señalar concretamente "el sábado vos decidiste que íbamos a comer a la casa de fulano , y no me preguntastes que quería hacer yo". Esta forma de expresar lo que no queríamos con tono calmo y no con tono de reproche servirán para aprender a tener nuestros espacios y a los demás para corregir las actitudes que pueden lastimarnos.
Es buenos explicar siempre cuales son nuestros sentimientos, es decir si queremos que respeten nuestro tiempo y opinión debemos hacerlo saber serenamente y no esperar que en situaciones molestas el otro  intuya o descubra que necesitamos o queremos.
Cuando pedimos algo conviene evaluar si el otro está en condiciones de satisfacer lo que pedimos, y la clave de todo ésto es evitar el enojo, el resentimiento y las discusiones, con una conversación tranquila, que es la mejor manera de modificar actitudes y de actuar de manera positiva.

11 comentarios:

Fiaris dijo...

Pienso que cada uno debe darse su lugar sin molestar a quien tiene a su lado,de común acuerdo todo marcha sobre rieles,no invadir ni tampoco ser sumiso y decir todo si,pero sin ningún tipo de discusiones,abrazo buen finde.

ADELFA MARTIN dijo...

Decir siempre si...malo, malo...puede confundir y hacer pensar a los demàs que nos falta personalidad, que tenemos miedo de perder la amistad, o que ponemos todo de nuestra parte sin recibir nada...o poco a cambio.No debemos transgredir nuestras propias limitaciones o gustos, solo a veces, si complacer significa algo importante para otros, en momentos significativos...

abrazos

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola Mabel

Es cierto que cuesta poner los límites pero es necesario. Hay veces que le damos tantas vueltas a la cabeza buscando la forma más correcta de decirlo que nos olvidamos que la sencillez es lo mejor.

Gracias por esta entrada, me ha encantado.

Besotes.

Graciela dijo...

Referido a la pareja supongo Mabel, no siempre hay que decir que si, de otra manera nos anulamos como persona.

Como las relaciones son complicadas, por ahí tienes del otro lado quién desee escuchar y otros que no.

Besitos, buen fin de semana.

mariarosa dijo...

Hola Mabel!!

Que tema dificil...
no siempre esos temas se arreglan diálogando, el ser egoista, nunca comprende su equivocaciones. Pero bueno, hay de todo en la viña del señor. Muy buen texto, me resulto ameno y actual.

Un beso.

mariarosa

Norma dijo...

Mabel, soy conciliadora, soy dócil, trato siempre de ponerme en el lugar del otro, a sí que entiendo muy bien tu entrada y me he sentido en algunos párrafos identificada. Lo importante es que el otro también se sepa poner en nuestro lugar también.
Recibe mi cariño y un buen finde.

Ricard dijo...

Hola Mabel.
Creo que decir que si a todo es malo sugun con quien y donde.
Fuera de casa suelo ser permisivo hasta cierto punto. Cuando es no, no paso por un si.
Pero en casa, con Josep, Si a todo y amen.
Besos corazon.
Ricard

panteraenlanoche dijo...

Sí yo esto lo sabía, pero si te quejas muchas veces aunque sea de forma serena, uy, se hartan...
Como en todo, no hay la formula mágica.
Bsos!!

Mabel dijo...

Fiaris
Tienes razón, ni un extremo ni el otro, y sobre todo sin ser molesto.
Besos
Adelfa: Creo que mucho depende de la relación que se tenga con el otro y la disponibilidad de cada uno.
Besos
Mandalas: El secreto está en no complicar más las cosas y caer en la queja continua.
Besos
Graciela:No es tan fácil, una cosa es dedirlo y otra llevarlo a la práctica, depende de como es la relación y no solamente la de pareja, saber decir un NO con razones válidas no debe producir enojos.
Besitos
Maríarosa: Si amiga tienes razón, teoricamente sería lo ideal pero no siempre funciona.
Besos
Norma:Siiii, yo sostengo eso de saberse ponerse en el lugar del otro y viceversa.
Besos
Ricard:Jajajaja te iba a poner una frase pero la van a leer todos, me encantó eso de si a todo y amén. Esto que he expuesto depende mucho de la relación que tenga la pareja.
En el caso de Uds, de vos me imaginaba eso.
Besotesssss
Mi felina cuanta razón hay en tus palabras, es dificil no llegar a ser molesto, por eso creo que depende de la relación que hay, en el conocimiento mutuo, saber que le agrada y que me agrada y considerar y respetar eso.
Besitos

Alejandro Hernández y von Eckstein dijo...

El problema no radica en que nosotros tengamos bien claro que "los derechos de uno terminan donde empiezan los de los demás" sino que los demás sepan donde empiezan los nuestros.
Muchas veces uno erróneamente sede, sede, sede y sede porque ama a esa otra persona que poco a poco cree que solo ella tiene derechos.

Mabel dijo...

Alejandro: que cierto lo que dices cuando se sede porque se ama tanto, ser sumiso no es bueno y decir un no , no quiere decir que no se ame, tampoco es bueno estar continuamente planteando lo gusta y no gusta, yo creo y por mi experiencia que una pareja se tiene que conocer lo suficiente para saber cuando comienza los derechos del otro, como vos decís.
Puedo ceder porque considero que si al otro le gusta a mi me da placer complacerlo, y otras el otro cederá, pero los extremos siempre son malos, por eso todo depende de la relación y en que situación están como pareja.
Gracias tesoro por tu comentario
Buen Fin de Semana
Besos