sábado, 19 de febrero de 2011

El perro callejero

En homenaje a Pancho y Negro, dos almas de la calle

Hay imágenes que dicen más que mil palabras. La soledad de aquellos que transitan la vida en la calle, la necesidad de amor, de amar y ser amado no está excento en nadie y menos en estas almas ambulantes. Jóvenes y grandes se ven deambulando por las calles, y al verlo me parte el alma y me pregunto que les pasó a sus vidas, como es que no tienen un familiar o conocido que se preocupe por ellos, que es lo que ha fallado en sus vidas.
Todos ellos no van solos, siempre hay un perro callejero que los acompaña y he visto con mis propios ojos compartir un pedazo de pan,  porque saben lo que es padecer la misma sed, el mismo sabor amargo del desamor y el abandono..
Pancho y Negro eran dos perros hermanos de la calle que por más de 8 años comieron en mi cuadra, ellos andaban por todo la ciudad, siempre juntos, por eso los llamábamos los melli (mellizos), pero a la tardecita entrando a la noche, regresaban a mi cuadra, en invierno dormían en el zaguán de la casa de una vecina y yo les hice una bonita manta a cada uno que mi vecina les ponía antes de largarlos a la calle, y eran dos personajes conocidos en todo el centro de la ciudad.  Cada vez que uno salía de la cuadra, uno de ellos, Pancho siempre te acompañaba. Pancho enfermó y a pesar de los cuidados murió y Negro al  poco tiempo también , yo creo que de tristeza, deambulaba distraído y un día bajó a la calle de una  y un micro lo golpeó muy fuerte a pesar de que frenó y ese fue su fin. Ellos fueron dos callejeros privilegiados. Amor, caricias , comida y atención no les faltó, también se les ofreció un hogar, pero ellos amaban la calle y su libertad.

15 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

Al siguiente dìa de haber fallecido mi madre, un cachorro de pastor que ella habìa criado y que jamas saliò de debajo de su cama desde que enfermò, fue atropellado por un camiòn...¿coincidencia?, quizàs...

saludos

Mabel dijo...

Adelfa: Ayy Dios mío! me has puesto la piel de gallina con lo que dices, cuantas historias hay como éstas.
Besos

Pedro F. Báez dijo...

Si alguna vez llegara a tener mucho dinero, Mabel, siempre he dicho que abriría un refugio para animales sin casa. A mí me han maldecido en las avenidas e incluso en una autopista supercongestionada de aquí de California, porque a riesgo propio he atravesado mi carro para obligar a detener el tráfico y proteger a un perro que desesperado y desorientado, intenta cruzar la vía entre autos apurados e indiferentes. Siempre se me han sumado otras personas de buen corazón que al verme actuar de esa forma, se han solidarizado hasta que el perro ha cruzado o hemos podido rescatarlo y llevarlo a un refugio de la ciudad. Todo esto me parte el alma, y también con esos pobres hombres y mujeres que, perdiéndolo todo, se niegan a abandonar a sus compañeros de vida y deambulan, duermen, comparten y pasan hambre y frío con ellos cuando nada más es posible. Y pensar que los gobiernos de todas partes malgastan tanto dinero en armas, guerras y otras porquerías totalmente innecesarias y atroces. Gracias por traernos este recuento hermoso, querida mía. Mis besos y mi corazón para ti.

Sergio dijo...

Mabel, cuántas historias asi se podrían contar..!! ME VIENE A LA MENTE LO QUE DECÍA ALBERTO CORTEZ....:


CALLEJERO


"Era callejero por derecho propio;
su filosofía de la libertad
fue ganar la suya, sin atar a otros
y sobre los otros no pasar jamás.

Aunque fue de todos, nunca tuvo dueño
que condicionara su razón de ser.
Libre como el viento era nuestro perro,
nuestro y de la calle que lo vio nacer.

Era un callejero con el sol a cuestas,
fiel a su destino y a su parecer;
sin tener horario para hacer la siesta
ni rendirle cuentas al amanecer.

Era nuestro perro y era la ternura,
esa que perdemos cada día más
y era una metáfora de la aventura
que en el diccionario no se puede hallar.

Digo ""nuestro perro"" porque lo que amamos
lo consideramos nuestra propiedad
y era de los niños y del viejo Pablo
a quien rescataba de su soledad.

Era un callejero y era el personaje
de la puerta abierta en cualquier hogar
y era en nuestro barrio como del paisaje,
el sereno, el cura y todos los demás.

Era el callejero de las cosas bellas
y se fue con ellas cuando se marchó;
se bebió de golpe todas las estrellas,
se quedó dormido y ya no despertó.

Nos dejó el espacio como testamento,
lleno de nostalgia, lleno de emoción.
Vaga su recuerdo por los sentimientos
para derramarlos en esta canción.
"

Letra: Alberto Cortez

MABEL, ME HAS EMOCIONADO...QUE LIND ESTA ENTRADA...
sALUDOS DESDE OTRA CALLE DE NUESTRA MISMA CIUDAD...!

Jabo dijo...

Que bonito testimonio-post. Mabel.
La libertad se anhela,se suspira por ella.
Ellos la buscaron, a pesar de tener todo, cariño, amor, refugio, comida.
Un fuerte abrazo. Jabo

Graciela dijo...

Pobrecitos ohhh creo que la relación que se crea es de un infinito amor.

A Celeste que era de la calle, abandonada por un vecino: en los primeros meses desaparecía, por la noche regresaba. Ahora, ya no más, se queda. Le compré una canasta, pero no quiere dormir ahí.

Buen domingo y besos :)

Mabel dijo...

Pedro: Pedro te creo, en época de verano rumbo a la playa hemos encontrado perritos perdidos, mejor dicho abandonados, los hemos levantado y los hemos ubicado también. Siempre digo que soy como el perro callejero, me miras dos veces y me prendo a tu cariño.
Emotivo y hermoso testimonio el tuyo, refleja tu buen corazón.
Tenemos "alma bichera" como decimos acá en la Protectora de Animales.
Besitos de colores.

Sergio:Pero no tienes idea la alegría y la sorpresa cuando mencionas a Cortés, ésa fue mi primer idea, poner el video y la letra, pero quería contar la historia de Pancho y Negro, y el post iba ser muy largo. Genial que hayas puesto esta letra, define al perrucho callejero tal cual es. A mi también me emociona escucharla.
Gracias mil!!!
Un abrazo grande

Jabo: Te das cuenta como dos animalitos callejero demuestran anhelos, desiciones propias y un vínculo de amor increíble?, amigos de verdad. Tuvieron las oportunidades, pero ellos eligieron ser libres.

Gra: Eran amigos de verdad, se querían y sobre todo se defendían cuando algún retorcido los echaba, porque ladraban, eran cascarrabias, Pancho era tranqui, el que iba siempre al frente era Negro y lo defendía a muerte, también de otros perruchos callejeros.
Lo que me cuentas es verdad, cuando han sido callejeros o abandonados rechazan ciertas comodidades.
Buen Domingo para vos también.
Besos

Mabel dijo...

Les cuento un poquito más de Pancho y Negro.
En la cuadra ellos eram amigos y no atacaban a ningún perro de mis vecinos de la cuadra. Tenían debilidad y un cariño muy grande por una vecina que los quería muchísimo y es solita, el animal se da cuenta cuando a alguien le falta cariño, cuando Pancho enfermó, ella lo tuvo los últimos días en su casa y era quien prestaba el zaguán para que en invierno durmieran de noche.
Y lo que voy a contar no lo van a poder creer, cuando esta vecina viajaba, un señora muy adinerada, viviendo en una mansión increíble sslía en su coche las nochecitas de invierno y cargaba en su coche algunos perros callejeros y los llevaba a su casa, estacionaba el auto en la puerta de mi consorcio, abría la puerta de atrás y Pancho y Negro que ya la estaban esperando subían y como dos duques sentaditos se iban chochos de alegría.
Y no quiero dejar de mencionar a los veterinarios que sin importar la hora la fecha, haga frío, calor llueva o truene, ni bien los llamabamos ahí estaban al pie del cañon.
Pancho era tal cual el perrucho de la imagen. Los dos sin estirpe, marca perro, pero eran hermosos.
Creo que esta historia ha demostrado mucho, sobre todo valores, sentimientos,vínculo, convicciones y desiciones y amor, mucho amor, pero como dice Jabo la libertad se anhela y se suspira por ella y ellos la eligieron.

Norma dijo...

Mabel qué historia tan triste has contado. Ojalá los humanos sepamos amarnos como lo hacen los animales.
En 1983, acompañé a Bariloch a un grupo de alumnos, quienes en agradecimiento me regalaron a Leroy, un pequinés, al tiempo tuvo una hijita "Daisy". La cosa es que pasó un tiempo y encontramos a Leroy muerto en el patio de la casa de mamá. Desde ese entonces Daisy enloqueció, hasta que un día se arrojó al paso de un colectivo. Es ta historia la conté en el blog.
Desde entonces no he podido tener más mascotas.
Cariñossssssssssssssssssssssssssss

Mabel dijo...

Norma: Que increíble lo tuyo, no cabe duda que el animal sufre y mucho. Te cuento algo, sabiendo como sos como persona, me extrañaba que no hablaras de mascotas, no supe, o no nos conocíamos, cuando vos publicaste ésto, ha sido una experiencia muy fuerte.
Cuanto sabe, cuanto entiende o cuanto sufre un animal? Yo estoy convencida de que mucho.
Buen Domingo
Besos

Alma Inquieta dijo...

Hola Mabel,

que lindo lo que cuentas.

Los animales nos dedican un amor autentico, genuino...
Sabes, hoy estoy medio enfermita y Kika, la perrita de mi hijo, no me dejaba en paz... queria lamer mi rostro, que le hiciera mimos...:=)

Un beso.

xXxmiGuelxXx dijo...

HOLA AMIGA:TE ESCRIVO PARA SALUDARTE,AMIGA ESTAMOS DESESPERADOS,HEMOS TOCADO MUCHAS PUERTAS DE ACA EN PERU Y DE LOS AMIGOS DE FACEBOOK Y NO RECIVIMOS AYUDA,AMIGA TE PIDO POR FAVOR TU AYUDA,SE QUE TODOS ESTAMOS ATREVESANDO POR MOMENTOS DIFICILES Y SABRE COMPRENDER SI NO SE PUEDE.
UN ABRAZO EN CRISTO JESUS.
MIGUEL PAPA DE ANITA.CHICLAYO-PERU.

Ricard dijo...

Hola Mabel...
Triste vida la de algunas personas y algunos animales.
Ami me dan mucha pena los animales, porque necesitan de alguien que les cuide.
Los humanos tenemos mas recursos que los animales y teniendo dos manos, podemos subsistir. Ellos lo tienen mas dificil.
Un abrazo
Ricard

Carmen Rosa dijo...

Hola MABEL
Una historia linda y triste a la vez. Creo que el perro es el amigo mas fiel y existen muchas pruebas que así lo indican. Me gustaría mucho tener una mascota, pero no resistiría verla morir por eso no la tengo. Me preguntaba porque no la tenía y me vino a la memoria que cuando era niña vi morir a mi mascota que era un hermoso periquito, creo que eso me marcó y no volví a tener una en casa, pero felicito a quien puede acogerla y darle todo el amor que necesita, eso tiene mucho valor.
Un abrazo y feliz semana.

Mabel dijo...

Alma:Hola preciosa, que te mejores pronto, jajajaj a veces son cargosos con tantos mimos.
Cuidate
Besos

Hola Miguel veré que puedo hacer.
Abrazo

Ricard: Vos lo has dicho mi vida, el animal es más indefenso, una vez alguien me reprochó porque le daba de comer a estos perruchos y no a la gente, solo le contesté que a la gente hay otras personas que le dan de comer, yo le doy a los animales que dependen de uno.Si alguien me pide comida obvio que no se la voy a negar, lo haré el tiempo que sea para sacarte de un apuro, no para mantenerte.
Besotessssssssss

Carmen. Te entiendo preciosa, la vida de ellos para nosotros es corta y ciertas experiencias te marcan, pero hay que tenerlos con esa idea de que algún día se van, además es tanto el amor que generan que vale la pena pasar el trago amargo de perderlos.
Feliz Demana para vos también
Besitos